Tai Chi, Qi Gong y suplementos para tratar la fibromialgia

0
25

La fibromialgia es un síndrome caracterizado por dolor general y generalizado, así como depresión, trastornos digestivos, fatiga y trastornos del sueño.

 

La Organización Mundial de la Salud también incluye la presencia de otros síntomas como cefalea, intestino irritable, menstruación dolorosa, irritabilidad, sensibilidad térmica, fatigabilidad y rigidez articular. Este trastorno es hoy en día uno de los problemas de salud más graves en nuestro país, ya que su tasa de prevalencia en los países del mundo en desarrollo es del 2,1%. El Colegio Americano de Reumatología establece un diagnóstico con sensibilización de nociceptor a 4 kg / cm2 presión de 11 puntos sobre 18 (anteriormente indicado) con un período de desarrollo de al menos 3 meses.

Varios estudios han tratado de aclarar su etiología, que aún se desconoce. Algunos de estos sostienen que existe una alteración a nivel del sistema neuroendocrino. Aquí, se produce una hiporeactividad debido a la fatiga del eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal. Esto afecta el metabolismo, los niveles de estrés y el sistema inmunológico. Una exposición prolongada al estrés haría que ciertas glándulas no pudieran producir suficientes hormonas para mantener el nivel de alerta. Como resultado, los pacientes experimentarían síntomas como fatiga y dolor muscular. Por otro lado, un estudio reciente muestra que el dolor experimentado por los pacientes con fibromialgia puede ser producido por la vasodilatación de metaarteriolas controladas por el hipotálamo, ya que esto puede causar desregulación de la temperatura corporal, así como una mayor acumulación de ácido láctico en los tejidos blandos. Otras hipótesis atribuyen la causa a alteraciones locales, por ejemplo, la mayor incidencia de puntos gatillo miofasciales en pacientes con fibromialgia.

El ejercicio terapéutico se presenta como una alternativa extraordinariamente interesante al tratamiento del dolor de la fibromialgia en sus diferentes enfoques. Existe evidencia sobre su utilidad para tratar los diferentes síntomas de la fibromialgia y el número de estudios que demuestran que esto ha aumentado notablemente en los últimos años en comparación con algunos años atrás, principalmente porque el ejercicio físico constituye un enfoque seguro y no presenta ningún efecto secundario. Entre las razones por las que puede ayudar a atenuar los síntomas de la fibromialgia, también podemos mencionar que el ejercicio aeróbico aumenta la irrigación sanguínea a los músculos y, como resultado, estos reciben más oxígeno y se reduce la aparición de puntos gatillo. Además, hacer ejercicio moderado fomenta la activación del sistema nervioso parasimpático, lo que reduce la actividad basal del organismo y al mismo tiempo favorece el descanso y el sueño del paciente. Finalmente, el entrenamiento de fuerza activa el sistema inmunitario y el sistema endocrino.

Por otro lado, el aumento en el número de estudios que tratan sobre el uso de suplementos para combatir los síntomas de la fibromialgia ha sido notable en los últimos años. Varios suplementos, por ejemplo, la vitamina D o la coenzima Q10 parecen producir efectos antioxidantes, que actúan a nivel mitocondrial y en el metabolismo energético del organismo. Esto da como resultado una mejora en la fatiga, el dolor y la calidad de vida de los pacientes con fibromialgia.

El objetivo de este estudio es conocer los efectos y la efectividad de varios ejercicios terapéuticos, así como suplementos dietéticos y farmacológicos para tratar el dolor, la calidad de vida, la depresión y la calidad del sueño en pacientes con fibromialgia mediante la revisión de investigaciones ya publicadas en este campo. Esto nos permitirá establecer algunas recomendaciones sobre ejercicio físico terapéutico y suplementos para pacientes según sus síntomas.

Resultados

Estos son algunos tipos de ejercicios físicos para tratar la fibromialgia que se extrajeron de los estudios elegidos: cuatro estudios se basaron en ejercicios aeróbicos, cuatro estudios se basaron en ejercicios de fuerza realizados con ejercicios aeróbicos, dos estudios se basaron en resultados de ejercicios de fuerza en comparación con los ejercicios aeróbicos o caminar, un estudio comparativo de ejercicios de fuerza y flexibilidad, un estudio basado exclusivamente en ejercicios de fuerza, un estudio de aproximadamente media hora de aumento en la actividad diaria junto con la reeducación del hábito, dos estudios basados en biodanza acuática, un estudio basado en danza del vientre, un estudio basado en Tai-Chi y finalmente, un estudio basado en Qi gong. La mayoría de estos estudios presentan una duración de 4.38 ± 1.94 meses, un rango de 3-9 meses y una muestra de 62.5 ± 36.36 sujetos.

Con respecto a los estudios basados en suplementos, dos de ellos abordaron la coenzima Q10, dos estudios centrados en la vitamina D, un estudio se basó en las vitaminas C y E junto con el rendimiento del ejercicio, un estudio fue sobre la creatina y finalmente un estudio sobre las algas Chlorella pyrenoidose. La duración de todos estos estudios sobre suplementos fue variable. 

Otras actividades de ejercicio terapéutico, como la biodance acuática, muestran una mejora significativa en la calidad de vida en comparación con los efectos de los tratamientos de estiramiento. En cuanto al Tai-chi, Qi gong y la danza del vientre, también parecen tener una calidad significativa, mejora de la vida en comparación con los efectos de la atención habitual al paciente. Informaron una mejora en la calidad de vida al aumentar levemente la duración de la actividad física diaria, de 30 a 60 minutos de rendimiento.

Teniendo en cuenta la información extraída de todos los estudios mencionados anteriormente, se puede afirmar que cualquier aumento en la actividad física influye positivamente en la calidad de vida. Los programas de entrenamiento de fuerza y ejercicio aeróbico a 45–85%, así como la combinación de estos o la realización de actividades como la biodanza acuática, Tai-chi, Qi gong o danza del vientre mejoran la calidad de vida en mayor medida. Además, la ingesta de coenzima Q10 y vitamina D también puede tener efectos beneficiosos; sin embargo, se requieren más estudios sobre la combinación de estos con otras terapias.

La práctica de actividades como la biodance acuática y Tai-chi dos veces por semana en un período de dos meses muestra beneficios significativos en la calidad del sueño de los pacientes con fibromialgia, muestran resultados muy similares. En este estudio, un grupo reducido hace Qi gong en sesiones de 15 minutos, dos veces al día y durante seis semanas.

Teniendo en cuenta toda la información mencionada anteriormente, se pueden establecer las siguientes recomendaciones para tratar los síntomas de la fibromialgia mediante la realización de ejercicio físico terapéutico:

Dolor: cualquier actividad física que aumenta progresivamente la cantidad de trabajo y que se practica regularmente en sesiones de 45-60 minutos, dos o tres veces por semana: entrenamiento de fuerza, ejercicio aeróbico, ejercicios acuáticos, actividades de baile, Tai-chi, Qi gong, caminar, etc.

Calidad de vida: ejercicio aeróbico realizado en sesiones de 60 minutos, tres veces por semana y actividades que requieren movilización dinámica de todo el cuerpo, por ejemplo, actividades de baile, Tai-chi o Qi gong, dos veces por semana.

Depresión, ansiedad y estado de ánimo: práctica regular o ejercicios aeróbicos y de flexibilidad, así como actividades de baile en sesiones de 45 a 60 minutos, dos veces por semana.

Calidad del sueño: es recomendable combinar regularmente ejercicios aeróbicos con relajación o entrenamiento de fuerza en sesiones de 60 minutos, dos veces por semana. Actividades como la biodanza acuática, el Tai-chi o el Qi gong pueden ayudar cuando se practican dos veces por semana en sesiones de 60 minutos.

En general, se recomienda que los pacientes con fibromialgia que presentan todos los síntomas mencionados anteriormente hagan ejercicio aeróbico combinado con un programa de entrenamiento de fuerza de carga progresiva en sesiones de 60 minutos, tres veces por semana. También es aconsejable que pasen dos horas por semana en actividades de baile, Tai-chi o Qi gong.

Para conocer el artículo completo visita:

https://www.apunts.org/en-therapeutic-physical-exercise-supplements-treat-articulo-S1886658117300294?ref=busqueda&ant=X0213371713597134&sig=13063519