Esclerosis Múltiple ¿puede el ejercicio cambiar el cerebro?

0
141

La esclerosis múltiple (EM) es una afección de causa desconocida en la que se daña el revestimiento de las fibras nerviosas (llamado mielina). La mielina es como el aislamiento de un cable: cuando está dañado, los impulsos nerviosos no se transmiten correctamente. Esto conduce a una serie de síntomas que incluyen debilidad, problemas de visión, entumecimiento, hormigueo y falta de coordinación o desequilibrio que pueden ser debilitantes.

Se cree que la EM se desarrolla cuando el sistema inmunitario ataca por error al sistema nervioso central, incluido el cerebro y la médula espinal. La gravedad de la enfermedad varía. El patrón más común es aquel en el que los síntomas aumentan y disminuyen. Se describe que las personas que experimentan esto tienen la enfermedad “recurrente-remitente”.

Aunque hay más y mejores tratamientos para la EM que nunca, no existe una cura conocida. Y la enfermedad puede progresar incluso con los mejores tratamientos.

Un nuevo estudio sugiere que el ejercicio puede alterar el cerebro.

Un nuevo estudio considera el ejercicio como un tratamiento potencial para las personas con EM ó recurrente-remitente. Lo diferente y emocionante de este estudio es que no sólo analizó el impacto del ejercicio sobre los síntomas de la enfermedad, sino que también evaluó cómo cambió el cerebro con el tratamiento con ejercicio.

Como se publicó en el Multiple Sclerosis Journal, los investigadores reclutaron a 35 pacientes con EM recurrente-remitente. La mitad comenzó un programa de 24 semanas de ejercicio supervisado dos veces por semana, mientras que la otra mitad continuó visitando a sus médicos para recibir atención de rutina. Al final de las 24 semanas, las tareas se invirtieron (aunque el grupo asignado para comenzar con el ejercicio podría continuar el ejercicio sin supervisión). El programa de ejercicios incluyó entrenamiento progresivo de resistencia, como pesas libres, bandas elásticas o máquinas de ejercicio con resistencia creciente con el tiempo. Después del programa de ejercicio, los investigadores evaluaron a cada voluntario del estudio con medidas de función, discapacidad y resonancia magnética cerebral.

Esto es lo que encontraron después del período de ejercicio.

Las medidas de la función general mejoraron mientras que las medidas de discapacidad no cambiaron.

Los hallazgos generales de la resonancia magnética (incluido el volumen cerebral y el daño de la EM) no cambiaron. Dado que los hallazgos de la resonancia magnética del daño de la EM tienden a empeorar con el tiempo, esto podría sugerir que el ejercicio podría evitar que la EM empeore o ralentice su progresión.

Ciertas partes del cerebro parecían “engrosarse” mediante resonancia magnética (lo que sugiere la preservación del tejido cerebral o incluso la regeneración). Sin embargo, esto se observó solo en 19 de las 74 áreas del cerebro examinadas.

¿Qué significa esto?

Estos hallazgos son intrigantes y potencialmente bastante importantes. Y este no es el único estudio que analiza la capacidad del ejercicio para cambiar el cerebro. Estudios anteriores de ancianos sanos que hacen ejercicio, aquellos con enfermedad de Parkinson que hacen ejercicio y practicantes de tai chi han encontrado evidencia de cambios cerebrales por resonancia magnética.

Robert H. Shmerling, MD
Senior Faculty Editor, Harvard Health Publishing