El corazón, el estrés y pandemia

0
108

Mientras intentamos sobrellevar esta nueva normalidad y asentarnos en ella, aprenderemos sobre los efectos a largo plazo de estas dificultades. Los médicos ya han comenzado a estudiar los efectos del estrés y la ansiedad relacionados con COVID en personas de todo el mundo.

Efectos físicos del estrés

El estrés puede tener efectos físicos reales en el cuerpo y se ha relacionado con una amplia gama de problemas de salud. El estrés activa directamente nuestro sistema nervioso simpático, iniciando una respuesta de lucha o huida que puede elevar la presión arterial y el azúcar en sangre. Aunque es potencialmente útil a corto plazo desde un punto de vista evolutivo, el estrés puede empeorar la hipertensión y la diabetes cuando ocurre de forma crónica. El estrés puede interrumpir nuestro sueño y puede llevarnos a elegir alimentos poco saludables, ya que buscamos alimentos reconfortantes o abandonamos el control de las porciones.

Un estudio reciente sugiere que el estrés debido a la pandemia puede que ya esté afectando la salud de nuestro corazón.

El vínculo entre el estrés y la salud del corazón

La miocardiopatía por estrés, también llamada miocardiopatía de Takotsubo y síndrome del corazón roto, es un trastorno cardíaco caracterizado por la aparición repentina de dolor en el pecho y disfunción cardíaca que imita un ataque cardíaco. Pero, a diferencia de lo que se observa durante un ataque cardíaco, los médicos no pueden encontrar evidencia de un coágulo de sangre o anomalías en el flujo sanguíneo cardíaco.

Los pacientes típicos de miocardiopatía por estrés son mujeres posmenopáusicas que experimentan una aparición repentina de dolor en el pecho y dificultad para respirar. El vínculo entre el estrés y la miocardiopatía por estrés está bien documentado; los pacientes con miocardiopatía por estrés a menudo experimentan estrés emocional o físico en la semana anterior a su enfermedad. El mecanismo exacto de esta reacción no se comprende claramente, pero los investigadores han encontrado cambios en el flujo sanguíneo al cerebro y en la señalización de las hormonas relacionadas con el estrés.

Los desencadenantes emocionales de la miocardiopatía por estrés incluyen la muerte de un cónyuge o miembro de la familia, divorcio o conflicto interpersonal y desastres naturales como terremotos e inundaciones. Es lógico pensar que vivir con el estrés crónico de una pandemia mundial también podría desencadenar este síndrome.

El estrés relacionado con la pandemia ya está afectando la salud del corazón

Un estudio reciente publicado en JAMA Network Open intentó medir el efecto del estrés relacionado con COVID-19 en nuestra salud al observar la prevalencia de la miocardiopatía por estrés durante la pandemia. Los investigadores compararon la incidencia de miocardiopatía por estrés durante la pandemia de COVID-19 (del 1 de marzo al 30 de abril de 2020) con la incidencia de la miocardiopatía por estrés durante tres períodos anteriores (en 2018, 2019 y principios de 2020). Es importante destacar que todos los pacientes incluidos en el estudio resultaron negativos para COVID-19.

Los investigadores encontraron que hubo un aumento significativo en la miocardiopatía por estrés durante el período de COVID-19, y que la miocardiopatía por estrés se produjo con más de cuatro veces más frecuencia de lo habitual durante marzo y abril de 2020.

Afortunadamente, la función cardíaca generalmente se recupera en una o dos semanas en personas con miocardiopatía por estrés y el pronóstico es generalmente bueno. Sin embargo, los pacientes afectados tienen un mayor riesgo de recurrencia.

Tome medidas para controlar el estrés

Este estudio es una advertencia sobre el impacto del estrés. Sirve como un buen recordatorio de que todos debemos esforzarnos por minimizar el estrés, incluso en estos tiempos difíciles, y mejorar la forma en que lo manejamos. Algunos consejos prácticos para manejar el estrés incluyen elegir alimentos saludables, hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente y mantenerse en contacto con amigos y familiares.

Para controlar nuestro estrés en esta época de pandemia es necesario tener diversas actividades entre ellas la actividad física y mental es de primordial importancia, en la CDMX tenemos clases y cursos en línea que te ayudarán a activar tu cuerpo, a continuación te dejamos la dirección de nuestros centros:

Clases de Kung Fu, Tai Chi y Qi Gong.

#taichi #qigong #COVID-19 #estrés 

Fuente: https://www.health.harvard.edu/blog/stress-and-the-heart-lessons-from-the-pandemic-2020101421094